30 de noviembre de 2010

Nociones de astronomía I: material básico.

Hace muchos años mi padre me preguntó qué regalo quería por haber aprobado sexto de EGB. Yo le dije que quería un telescopio y él me regaló un Amstrad CPC464. Os diré que el Amstrad no era un tipo de telescopio sino un ordenador doméstico que funcionaba con un programa llamado BASIC y que básicamente sólo servía para hacer listines telefónicos (recordad que no existían los teléfonos móviles) o juegos de tenis en los que la pelota que era una O mayúscula y las raquetas que eran dos eles. Después descubriríamos que con la entrada que tenía para el joistick y unas células fotovoltaicas podías hacer circuitos que te indicaban con un sonido cuando se abría una puerta o cuando se encendía una luz. La verdad es que no servía para mucho, pero nos gustaba averigüar si funcionaba o no. Otro día os contaré la triste historia del piano eléctrico.
Pues el ordenador en cuestión era algo así:
Si, lo que aparece en la parte derecha es un cassete en el que se metía la cinta del juegos y cuando en la pantalla aparecía Read error b tenías que volver a comenzar la carga, no sin antes limpiar con el dedito la cabeza lectora.
Pero os decía que en realidad lo que yo quería era un telescopio, y como mi padre nunca me volvió a preguntar qué quería de regalo pues tuve que esperar unos cuantos años antes de poder comprármelo. Y como si de una venganza se tratase decidí comprarme un buen telescopio. No uno de esos que se ven en las películas sino un telescopio caro al que se puede acoplar un motor para seguir las órbitas de los cuerpos celestes o incluso una cámara para obtener maravillosas fotografías del espacio exterior o de algún que otro OVNI.


Lamentablemente, las instrucciones estaban en alemán y mi aficción por la astronomía ya no era la misma que en mis años de EGB. Y ahora tengo un buen telescopio al que he sacado muy poco partido y un ordenador tremendamente arcaico con el que pasé horas y horas jugando y haciendo experimentos de domótica.
Pues bien, esta pequeña historia sirve para introducirnos en el maravilloso mundo de la astronomía. Y la primera lección nos enseña que no es necesario un gran telescopio para admirar las maravillas del universo. Básicamente, con un poco de curiosidad y algo de tiempo descubriremos que todo está en las estrellas y que muchas de las cosas que creemos propias y exclusivas de los seres humanos ya están presentes, desde hace millones de años, en ese inmenso teatro que es el firmamento.

29 de noviembre de 2010

El cheque-matrimonio.

Estábamos escuchando por la radio las declaraciones de Rouco Varela sobre la necesidad de recobrar la ilusión por la familia y el matrimonio cuando va mi compañera y exclama "Pues que lo subvencionen!"
Y no estaría mal.
Imaginemos que a cada pareja que decida casarse como dios manda le dan una especie de cheque-matrimonio, y si decides bautizar a tu hijo un cheque-bautizo. La verdad es que en estos tiempos de recortes en gastos sociales no estaría mal que los muchachos de la iglesia decidiesen invertir parte de su patrimonio en potenciar aquellas costumbres o ideas que tanto defienden. En lugar de tanto exigir podrían poner algo de su parte. Además del vino y la hostia, unos euros para los recién casados y con el agua bendita una ayudita para el carrito del bebé.

28 de noviembre de 2010

Los cuartos en la Berenguela.



Al escuchar los cuartos en la Berenguela decido bajarme de la moto. No es que me importe demasiado que me abofeteen en público, pero de pronto recuerdo que la tía Angelines tiene la costumbre de salir de la misa por la conocida fachada barroca de la Catedral. Ite, missa est!, le grito de repente a Irene con la esperanza de que comprenda que debemos de salir de allí lo antes posible. Pero es tarde. De pronto veo que por detrás de la rusa aparece la tía Angelines saludándome con una mano mientras con la otra mueve su bastón con una pericia propia de alguien que lleva años caminando por las empedradas calles de Compostela. Después de los sonoros y húmedos besos en cada mejilla me pregunta qué cómo estoy, que cómo está mama, que si mi hermana sigue trabajando, que si no me voy a afeitar nunca, que si esa chica tan mona con la que estoy es mi novia, que si me voy a casar... Lo peor es que la tía Angelines está acompañada de otras dos mujeres que también insisiten en darme dos besos mientras que ella les explica que soy el hijo de su sobrina, la que se casó con el hijo de la Herminia, el que tenía la carnicería en la Calle Milagros...
Coño, pensé, la calle Milagros es dónde vive la abuela!
De pronto recordé que Hilario me había dicho que Raquel era vecina de mi abuela y que vivía en una de las antiguas pensiones de estudiantes. Dejamos a la tía Angelines con los besos en la boca y nos dirijimos a la parte baja de la ciudad. No sabía muy bien de qué iba todo esto, pero ya no me sentía borracho por lo que decidí conducir yo la moto. Al frenar en el primer paso de cebra descubrí porqué Toño siempre invitaba a las chicas a dar un paseo en moto.

11 de noviembre de 2010

Ya está aquí el invierno!!

Si, ya se que oficialmente el invierno comienza el 21 de diciembre, pero en los últimos años es la caída de parte de la barandilla (en koruño balaustrada) del paseo marítimo de A Coruña la que marca el inicio de la temporada de temporales (que ahora se llama ciclogénesis explosiva). Pensaréis que maldita la gracia que tiene que la madre naturaleza destruya parte del mobiliario urbano, pero la verdad es que ya no es novedad ni es noticia, por mucho que las portadas de la prensa local pongan la misma foto cada año.
Os contaré la verdad. En otro tiempo un tipo muy ocurrente decidió que la mejor forma de promocionar la ciudad sería garantizar que anualmente la ciudad saliese en las noticias. Para conseguirlo nada mejor que construir un paseo marítimo que en las mareas vivas de otoño y de primavera fuese arrasado por la fuerza del mar. Ya sabéis como funciona esto del marketing, unas cuantas fotos y algún que otro titular que comience con "grandes destrozos" o "devastadores efectos".
Y no hay que olvidar el negocio que se genera con la reparación anual del paseo marítimo de la ciudad. Si quisiera ser malo diría que la misma empresa lleva veinte años pasando la misma factura al Concello da Coruña por la reparación de los mismos cien metros de barandilla-balaustrada que anualmente son reparados.
Pero como no soy malo diré que cada año las ciclogénesis explosivas son más agresivas. Supongo que les ocurre los mismo que al virus de la gripe, que nunca se sabe cómo va a venir.

9 de noviembre de 2010

Así es como me siento yo con esto del internet y las redes sociales y el facebook y el twister.



Todavía no tengo claro dónde se almacenan todos estos datos que aparecen haciendo clic, ni tampoco se de dónde saca la gente tanto tiempo para "postear" "enlazar" y mantener un perfil actualizado en la WEB. A veces tengo la impresión de que todos son amigos y que se dedican a visitarse mutuamente, a dejar un comentario aquí y un link allá. También puede ocurrir que una misma persona sea el que se comenta a si mismo, o se pone verde o se felicita por el post. Conocí a un tipo en BUP que se escribía cartas a si mismo y después las enseñaba en clase diciendo que eran de de una chica que había conocido el sábado en la disco. Pero esta es otra historia y tal vez en otro momento os la cuente.
De lo que estoy hablando ahora es de lo perdido que me siento con todas estas aplicaciones que aparecen en el blogger y el correo electrónico y que me asustan un poco. Esos mensajes del tipo "comparte tus fotos con tus amigos" o "que sepan lo que hacer en cada momento" me hacen pensar que en breve estaremos tod@s hablando con tod@s en todo momento, y en lugar de poder mantener una conversación de tú a tú con alguien tendremos que ir haciendo clic clic clic hasta encontrar un mensaje que nos diga que a fulano, mengano o zutano también le gusta esto.

5 de noviembre de 2010

El papa saluda a Mar de Beaufort.

Queridas lectoras, vivir en uno de los centros de la cristiandad tiene estas cosas.
Estaba yo tranquilamente paseando por la ciudad cuando me encontré al papa supervisando el montaje del escenario para su actuación de mañana.
Si, ya se que los medios de comunicación dicen que llega mañana por la tarde y que habrá un móntón de policias y que cortarán no se cuantas calles...
No os lo creais, si haceis caso a los medios de comunicación harán que odiéis a los oprimidos y améis a los que os oprimen (Esto lo leí hace muchos años en una camiseta y me gustó).
Bueno, pues lo cierto es que el papa ya está en Compostela, y la verdad es que es un tipo campechano y amigo de conversar bebiendo unas tazas. Como no conocía la ciudad le indiqué unas cuantas tascas y ya sabeis como es esto, que si pago yo, que si pide otras, que si vamos a la taberna de al lado...
Si, acabamos hablando de lo que solemos hablar cuando estamos algo ebrios, los errores de juventud con los chicos del barrio, los desengaños amorosos y algo que no entendí muy bien sobre un camino espiritual...
Si, creo que de algún modo conectamos. Sin duda es un tipo acostumbrado a animar a la gente ya que cuando le conté que tenía un blog con dos seguidores me dijo que eso era estupendo, que así había empezado la asociación que él dirigía y que ahora eran legión. Ya se que no es comparable, pero me motivó para continuar escribiendo, sobre todo cuando me comentó que me queria dedicar una foto para que la colgara aquí.
Si, ya se que es una fotografía un poco extraña y de mala calidad, pero creo que pocos blogs pueden presumir de tener una dedicatoria del papa.




Por cierto, no tengo ni idea de quien es ese tipo que aparece en medio de la plaza. Supongo que estaba mirando para nosotros pues estabamos cantando y bailando el famoso "bailaches Carolina".