25 de septiembre de 2012

Otoño


Pasado el verano, las vacaciones, los largos días de sol y los reportajes sobre la vuelta al cole llega el Otoño con sus hojas de mil colores y sus impredecibles vientos. Acostumbrados como estamos a apretar un botón para cambiar el canal de la tele o a un simple movimiento de palanca para cambiar la marcha de nuestro automóvil pensamos que de un día para otro nuestro organismo y nuestro ánimo estará preparado para afrontar una nueva estación.

Sin embargo el proceso es más lento y requiere ciertos pasos. Nuestros ojos deben acostumbrarse de nuevo a los días de lluvia y nuestras apetencias gastronómicas deben pasar de la ensaladilla y las cervezas frías a un buen plato de lentejas con ese vino tinto que mancha el vaso. Antes de inciar la nueva temporada tenemos que centrarnos en lo que queremos, en los objetivos que nos marcamos para estos meses de poca luz y mucho trabajo. Mentalmente vamos diseñando una pequeña agenda (o hoja de ruta, que dirían nuestros aguerridos políticos ) para después poder incumplir casi todo lo que nos proponemos.

El Otoño. Atascos, vientos, lluvias, prisas, elecciones anticipadas y hojas que van cayendo. Algunos se plantean el Otoño como un época de transición, como un paso desde el verano hasta la navidad, como una época que hay que ir pasando lo mejor posible... pero a mí me gusta el otoño. Los tonos amarillentos y parduzcos, los brillantes atardeceres después de un día de lluvia, ese viento cabrón que nos aguarda al doblar la esquina para rompernos el paraguas, ese rumboso conductor que pisa el charco al lado del paso de cebra. Si amigos, el otoño es divertido y burlón. Nada tiene que ver con esa decrepitud que algunos quieren relacionar con nuestras vidas.

Disfrutemos, pues, del Otoño. No vayamos tachando los días que nos faltan para el próximo puente o para las siguientes fiestas. Disfrutemos de los días y de las lluvias, y si hay que quedarse en casa asomémosnos a la ventana para ver pasar el viento. A poco que escuches descubrirás que tiene algo que contarte. Es lo que tiene el otoño, que suele aparecer preñado de sorpresas y novedades.