26 de marzo de 2015

Ahora que llega la primavera.

Ante todo, muchas gracias por votar!!


Muchas gracias a las siete personas que han participado en la encuesta de este blog. Agradezco el tiempo que habéis invertido en decidir que tipo de relato os gusta más. En estos tiempos de navegación veloz es muy de agradecer vuestra estancia en este pequeño puerto que tenemos en Mar de Beaufort.

Los resultados son sorprendentes. Por abrumadora mayoría absoluta queda claro que lo que aquí escribo es "caralludo". El siempre sorprendente Hilario es la segunda fuerza más votada, seguida por las Crónicas del Astillero, que viven en su mundo futurista y por la coalición de los relatos independientes, que no se sabe muy bien para que lado miran.

Tendré que esforzarme un poco más, o por lo menos intentar ser más constante al escribir. Hilario es un personaje que comienza a tener sustancia. Recuerdo perfectamente que cuando apareció por la Taberna de Beaufort su función iba ser simplemente narrar historias, pero se convirtió en un habitual y ahora no puedo evitar hablar de él con cierta relgularidad.

A las Crónicas del Astillero les tengo mucho cariño. Me parece que esa mezcla de humor y de ciencia ficción filosóficoparanoica aún puede dar mucho más de si. Tengo ideas, aunque a veces sean simples señales que aparecen en el cielo.

Y algunos de los relatos independientes merecen un poco más de trabajo por mi parte y ahora que llega la primavera es buen momento para comenzar.

Durante estos años en Mar de Beaufort he contado que soy bastante inestable en esto de la escritura (y en lo que no es escritura también). Últimamente soy incapaz de pasar más de veinte minutos seguidos escribiendo o incluso leyendo, y no siempre es debido a la crianza, que tantas cosas cambia en nuestras vidas. Supongo que no soy capaz de priorizar mis intereses e intento hacer más de lo que el tiempo del que dispongo me permite y acabo por no hacer casi nada.

Por eso he decidido marcarme una serie de objetivos para este año que avanza veloz. Hace semanas que está anotado en mi cuaderno de ideas y como mi costumbre es anunciar cosas que después no cumplo pues diré que uno de mis propósitos es reunir una docena de relatos y publicarlos. Releyendo algunas de las cosas que aparecen en este blog descubro que hay relatos que tienen posibilidades de convertirse en algo publicable. Incluso diré que hay párrafos que tienen cierta calidad literaria, y mi intención es aprovechar la fuerza que nos da la primavera para comenzar a trabajar duro e intentar que estas semillas que a lo largo de los años han ido germinando en estos lares comiencen por fin a dar sus frutos.





6 de marzo de 2015

De xentes e barcos.


A vida é navegar.
Chegamos ao mundo metidos nun barco e de nós depende ir marcando o rumbo. Algúns viaxan toda a vida seguindo as derrotas que outros seguiron antes; outros atrévense a explorar novos periplos; algúns fan navegación de cabotaxe e hai quen navega e navega sen atopar nunca un porto ao que chegar. Hai quen sabe perfectamente cal é o seu destino e utiliza cada vento e cada corrente para chegar a el, sen importarlle as calmas ou as tormentas; hai quen vai sempre á deriva, marcando novas rotas segundo sopre o vento.
Hai persoas que non paran de vogar, que lles tocou un barco sen velas e non poden máis que remar e remar e sen embargo van chegando; outros teñen veas e poderían recorrer o mundo enteiro pero non saben tirar proveito do aparello. Hai quen pasa os día no porto, mirando para os barcos dos outros e laiándose da chalana que lles tocou en sorte e outras collen a súa gamela e aprenden a poñerlle un mastro e con ilusión e vontade fan un lindo velame para navegar.

Hai navegantes que saben desfrutar de cada día solleiro, de cada arribada e outros sempre ven unha nube no horizonte e non atopan xamáis un porto no que sentirse como na casa. 
Hai quen nunca saíu da ría e pensa que os demais navegantes van tamén en gamelas pero hai quen non ten reparo en navegar ao carón de grandes veleiros e de pequenos botes e de todos aprende e con todos desfruta.
Hai, en definitiva, quen fai do seu barco o seu tesouro, e aprende a coidalo e a experimentar e remata por coñecer os ventos propicios e os mares amigos e sen embargo hai quen navega loitando sempre contra a súa proia nau, querendo levala por onde non pode ir e non sabendo aproveitar as correntes nin o velame nin as posibilidades de cambiar o rumbo que o mar sempre nos ofrece.