18 de abril de 2016

Lecturas.


Saber acabar las cosas, dejar de perder el tiempo intentando ser lo que no somos. Ser capaz de abandonar un proyecto si no nos satisface; dejar un libro a medio leer si lo único que nos mueve a continuar es la necesidad casi obsesiva de acabar las novelas que comenzamos.
No esforzarnos por mantener el contacto con aquellos que no desean estar en contacto con nosotros. Aceptar que fracasan las amistades y los amores, que podemos fracasar como padres o como hijos sin que ello signifique que somos personas fracasadas. Atrevernos a decir que merecíamos algo más de algunos y que otros merecieron también algo más de nosotros.
No apegarse al pasado, no intentar que lo que funcionaba antes siga funcionando ahora. Admitir que cambiamos, que buscamos otras experiencias y que necesitamos otros afectos y otras atenciones. Las viejas compañías pueden no querer acompañarnos, y no pasa nada. Lo que antes nos entusiasmaba puede no motivarnos, y no pasa nada.
Abrir las ventanas y que entre el aire fresco. Abrir las puertas y que entren nuevas personas en nuestra vida. Que nuestra casa sea acogedora para el que quiera venir, y saber ser agradecido cuando nos inviten a entrar en el hogar de los otros.
Quemar las cartas que nunca fueron enviadas y las fotografías de los que ya nos olvidaron. Deshacernos de los libros viejos, de las pequeñas cosas que guardamos como recuerdos de otros tiempos que fueron peores, de los apuntes de esa carrera con la que nunca ganaremos el pan nuestro de cada día. Borrar todas las anotaciones para esas novelas que ya nunca escribiremos, eliminar todas las carpetas con relatos a medio empezar y antes de pensarlo dos veces vaciar la papelera de reciclaje. Quedarnos solamente con todo lo que nos queda por escribir.
Olvidar que una vez quisimos ser poetas y que siguiendo malos consejos nos enredamos en la prosa vil. Volver a anotar versos sueltos y darles forma hasta convertirlos en poemas, tal vez sonetos. Volver a buscar el sentido de la vida, recuperar nuestra parte espiritual, creer en un dios hecho a nuestra imagen y semejanza.
Hacer solamente lo que nos gusta y nos divierte, volver a jugar al WoW, ver capítulos de Expediente X como si fuera la primera vez, llegar tarde a los sitios para probar experiencias nuevas, quedarnos en casa si no tenemos ganas de salir o quedarnos en el bar si no queremos volver a casa.
Atrevernos a ser como queremos ser, y no como siempre fuimos o como los demás esperan que seamos. Escalar esa montaña, bañarnos en el mismo río veinte años después sin importarnos lo que diga Heráclito, volver a cantar las canciones de Radio Futura en la ducha, comprar palmeras de chocolate y no compartirlas con nadie.
Disfrutar, en definitiva, del tiempo y de la compañía sin importarnos demasiado que tal vez sea esta nuestra última primavera.


4 comentarios:

  1. ¡TOMA YA! Eso es una declaración y no la constitución. Has estado sembrado. Suscribo lo de que cualquier tiempo pasado fue peor, lo he nos hace verlo mejor es que, ta sólo, eramos más jóvenes y, es verdad, si lo que quieres contar te sale en 14 versos, ¿por qué escribir una novela? Y, he disfrutado de lo lindo con el retorno de Murder y Scully.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pascual!!
      La felicidad está ahí fuera!!

      Eliminar
  2. —Marinero soy de amor1
    y en su piélago profundo
    navego sin esperanza
    de llegar a puerto alguno2.
    Siguiendo voy a una estrella
    que desde lejos descubro,
    más bella y resplandeciente
    que cuantas vio Palinuro3.
    Yo no sé adónde me guía
    y, así, navego confuso,
    el alma a mirarla atenta,
    cuidadosa y con descuido4.
    Recatos impertinentes,
    honestidad contra el uso,
    son nubes que me la encubren
    cuando más verla procuro.
    ¡Oh clara y luciente estrella
    en cuya lumbre me apuro5!
    Al punto que te me encubras,
    será de mi muerte el punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Garda ese libro, é moi bo!!
      Nada mellor que deixarse levar pola fermosura do arte en época de incertudime.
      Sempre chegaremos a algún porto.

      Eliminar